La solución de los problemas de provisión de Bienes Públicos a Nivel Nacional

La clasificación de los problemas de acción colectiva en una categoría u otra depende fundamentalmente de:

  • La tecnología de provisión
  • Las reglas institucionales o constitutivas del juego
  • Las dotaciones entre los miembros del colectivo
  • Los costes de transacción, si se tiene en cuenta el tamaño del colectivo.

Mecanismos pro-cooperativos

En general, ni la tecnología de provisión, ni las reglas institucionales, ni las preferencias de los miembros, pueden ser modificadas para fomentar la adopción de estrategias cooperativas.

Sin embargo, es posible…:

  • mejorar la distribución de los recursos para favorecer la emergencia de grupos privilegiados
  • mejorar la información para alterar la ordenación de las preferencias
  • introducir modificaciones en las reglas no esenciales del juego (sanciones o premios), para motivar la elección de la actuación coordinada.

Estas medidas que reducen o eliminan los incentivos para preferir soluciones no coordinadas, se les conoce como “enforcement mechanisms”, o mecanismos pro-cooperativos o favorecedores de la cooperación.

Los mecanismos pro-cooperativos, considerados en sí mismos, son un bien público puro, ya que proporciona beneficios no exclusivos y no rivales. La introducción de mecanismos pro-cooperativos como solución privada tiene la dificultad de que se enfrenta a su propio Dilema del Prisionero. P.ej: Caso del desarrollo de la bomba nuclear por Corea del Norte.

La producción de mecanismos pro-cooperativos debe ser financiada sin alterar la estructura de incentivos, los recursos deben proceder de los beneficios producidos por la acción colectiva.

Los mecanismos pro-cooperativos se pueden agrupar en dos grandes categorías: Producción conjunta de beneficios públicos y privados y Diseño de estructuras institucionales.

Producción conjunta de beneficios públicos y privados:

Algunos tipos de bienes públicos producen beneficios parcialmente exclusivos, es decir, que produce beneficios parcialmente públicos (no exclusivos) y parcialmente privados (exclusivos), por lo que proporciona incentivos específicos o selectivos a algunos individuos para que se encarguen de la producción del bien público.

Si los incentivos específicos están unidos de forma natural a la producción del bien público, no podemos hablar de mecanismos pro-cooperativos, sino de situaciones cuya estructura de incentivos asegura la adopción de la estrategía cooperativa.

En ocasiones, se produce una intervención para vincular la producción de determinados bienes públicos con la obtención de beneficios privados que no estan disponibles para los “free riders”, p.ej: La actividad investigadora privada, cuya provisión se garantiza gracias a los derechos de propiedad intelectual o patentes, que aseguran beneficios privados a quien investiga a la vez que el resto de la sociedad recibe los beneficios públicos.

Cuando no es posible encontrar beneficios privados que aseguren la producción de un bien público, a través de pagos compensatorios, se generan artificialmente incentivos selectivos.

La importancia de los incentivos selectivos es muy grande en el ámbito internacional.

Esta confirmado que la presencia simultánea de beneficios públicos y privados elimina la no cooperación como estrategia dominante, aumenta el nivel de provisión del bien públicos y consigue que las cargas asociadas a la producción del bien público se distribuyan de acuerdo con los beneficios privados. Además la producción de bienes públicos con incentivos específicos no cumple necesariamente el teorema de la neutralidad.

Diseño de estructuras institucionales:

Bajo este nombre se agrupan instrumentos muy variados que tienen en común la modificación del contexto institucional en el que se produce la interacción estratégica con el objetivo de eliminiar la no cooperación como estrategia dominante y promover comportamientos que faciliten soluciones cooperativas.

Instrumentos importantes del diseño institucional:

  • Modificación de la tecnología de producción en sentido amplio, es decir, incluyendo tanto la forma en la que los esfuerzos individuales se combinan para producir el nivel total de provisión, como la manera de raprtir los costes soportados por los que deciden cooperar.
  • Creación de instituciones que produzcan una estructura subyacente del juego que fomente la solución cooperativa.
  • Organización o estructuración interna de los colectivos: Es necesario utilizar un enfoque basado en los costes de transacción, porque la configuración de un colectivo se traduce en unos costes de transacción específicos que influyen en los beneficios que ofrece la actuación coordinada y en la probabilidad de solución de los problemas de actuación colectiva.

La organización de Clubes:

Los clubes combinan una estructura organizativa con un mecanismo de reparto de los costes de provisión del bien público en función de los benefecios que aportan a cada individuo.

Un club es un colectivo, en el cual los individual que lo componen obtienen beneficios mutuos, bien del reparto de costes de producción, bien de las características de otros miembros, o bien del disfrute de un bien público impuro con beneficios en parte exclusivos.

El caracter compartido de los bienes de club implica un método de exclusión a un coste razonable que impida la presencia de free-riders.

Ejemplos de bienes de club: Autopistas de peaje, el espectro electromagnético, los parques naturales, las alianzas militares, los canales marítimos, las uniones aduaneras, las bibliotecas…

Existe congestión o saturación cuando el consumo de los beneficios del bien público es parcialmente rival. El cobro de un peaje es suficiente para que los usuarios paguen los costes de saturación.

Un club es una solución institucional para un problema de acción colectiva que internaliza una externalidad por medio de peajes y de la restricción del número máximo de miembros. Los bienes de club pueden ser asignados eficientemente sin la necesidad de una autoridad externa.

La intervención pública

En muchos casos la incapacidad de los miembros de un colectivo en llegar a una actuación coordinada impide que se produzca el bien público o que su provisión sea insuficiente, por lo que es necesario contar con la intervención del poder público para que se encargue de su provisión o introduzca los incentivos necesarios para conseguir unas condiciones que faciliten la cooperación.

Una decisión importante con respecto a la producción de bienes públicos es determinar:

  • QUE bienes públicos producir
  • CUANTO o en que cantidad se deben producir
  • QUIEN lo produce, gobierno central, autonómico, local o supranacional

En algunos casos, para decidir la conveniencia de la producción, hay que estimar los beneficios derivados de la provisión y compararlos con los costes de realización, sin embargo, tiene el problema de Falta de Información…

  • Si la decisión se basa en las preferencias individuales, utilizando encuestas, los posibles usuarios exagerarán los beneficios para garantizar la provisión.
  • Los métodos alternativos para estimar los beneficios sin tener en cuenta las preferencias individuales tienen un fuerte componente discrecional, y puede ser utilizado para justificar proyectos decididos ex-ante

En otros casos, relacionados con la presencia de efectos externos derivados de actividades privadas, sin intervención, la producción puede ser insuficiente, para enfrentarse a este problema el Gobierno dispone de varios remedios:

  • Impuestos / Subvenciones, de forma que los agentes privados internalicen el perjuicio / beneficio causado a la sociedad
  • Límite o Cuota de producción de externalidades negativas
  • Fijar un nivel máximo de efectos negativas + Asignar unos permisos intercambiables
  • Asginar derechos de propiedad asociados a un entorno libre de efectos externos negativos. Más dificil, debido a costes de transacción elevados.

El Gobierno con intervención directa produce resultados óptimos desde el punto de vista social o funciona como catalizador, p.ej: facilitando las condiciones que favorecen la creación de una estructura de club.

No obstante, un sector público intervencionista tenderá a la provisión excesiva de bienes públicos, que podrían ser producidos por el sector privado en iguales o mejores condiciones. Además la provisión de bienes públicos por parte del sector público para solucionar los fallos de mercado, sufre sus propias ineficiencias, conocidas como “fallos del sector público”

Fallos del sector público:

  • Las decisiones políticas no suelen revocarse aunque se compruebe que han sido perjudiciales, porque, la admisión de errores implica un alto coste político y los gastos inadeucuados debido a una mala decisión no conllevan costes personales a los políticos decisores.
  • Los organismos oficiales tienden a crecer, porque el tamaño esta directamente relacionado con el poder y prestigio de los dirigentes y el presupuesto disponible, por lo que el sector público suele producir bienes públicos a un coste comparativamente elevado
  • El proceso político es un sistema pobre de expresión de preferencias de los votantes sobre temas específicos
  • La teoría de la Elección Pública, indica la existencia de un ciclo político-económico, que conlleva a preferir la provisión de bienes públicos cuyos resultados a corto plazo sea elevados sin considerar los costes derivados a largo plazo.

Por tanto, la provisión de bienes públicos se enfrenta a un doble peligro: los Fallos del Mercado junto a los Fallos del Sector Público


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>